viernes, 21 de agosto de 2009

Strange Advance - We Run

Miedo, sin más. Ese que a veces nos paraliza y que en ocasiones nos hace correr veloz huyendo. He buscado un tema para hoy, un día "no cualquiera" de esta semana de in-pass en la que he deambulado por la red y por mi mente sin saber muy bien si correr o esperar que me alcancen. Y este tema no solo me ha parecido el mejor porque habla de correr sino porque hasta el nombre del grupo tiene cierto sentido en mi vida. Además es uno de tantos regalos preciados que he recibido últimamente y que he escuchado hasta desgastarlo como tantos otros. Podría decir muchas cosas que no he llegado a decir sin que al final cambiara nada lo que cada uno piensa. No quiero de ninguna forma enturbiar el recuerdo, así que mejor adornarlo con sonidos que nos mantuvieron unidos todo este tiempo. Y yo, seguiré corriendo buscando no sé muy bien el qué.

Strange Advance - We Run

3 comentarios:

Outsider dijo...

La vida es una carrera algo engañosa, como esas competiciones de atletismo en las que van dando vueltas a un circuito de 450 metros. No todas las vueltas son iguales, lo único claro es que a cada vuelta se está más cansado que en la anterior, se puede estar más contento, se puede estar más satisfecho con la carrera realizada pero lo único claro es que cuando se acaba uno es mayor que cuando empezó, y el cansancio se acumula con las vueltas. A veces se tienen ganas de dar la misma vuelta, pero las vueltas no se repiten, solo lo parecen y siempre son nuevas y como mucho se pueden observar los cadaveres que no pudieron superar la vuelta anterior.

Yo por mi parte he dejado de correr en linea recta, mi avance es tambien extraño, con el de la canción, ahora me entretengo por el camino, he descubierto unos chiringuitos geniales en el circuito y sea como sea, antes de llegar al final de cada vuelta, me tomo una cervecita y me relajo. Despues de ver como va el mundo... mi pista es más bien una autopista así que toca relajarse y no correr tanto, que no hay prisa. O como dicen por aquí... piano, piano.



La canción muy buena.

Milhaud dijo...

Yo soy más partidario de ni correr, ni de esperar a que te alcancen, simplemente dar la vuelta y plantar cara.

Tu puedes ser tan fuerte como te plantees ser, confía en tí misma ;).

Padme dijo...

Bueno, Outsider, veo que ya estás asentado de nuevo y con fuerzas renovadas. Me alegro mucho por tí.

Sobre la carrera que es la vida discrepo un poco de lo que tú piensas. Yo no creo que dé vueltas sobre un mismo circuito. Yo corro hacia adelante cuando creo que debo hacerlo y en mi correr el paisaje va cambiando y cuando el paisaje me gusta, me paro, me relajo, me tomo mis cervecitas, disfruto de la compañía, me fumo de paso unos porretes que siempre vienen bien :) y continúo mi deambular. Por ahora, ni me siento cansada ni más mayor que cuando empecé y eso que nunca he sido corredora de fondo sino de velocidad. Pero bueno, eso está bien para la competición y yo no compito con nadie. Cuando echo a correr lo hago sola. No sé si mi carrera tiene una meta que alcanzar. A veces pienso que sí y otras en cambio creo que es mi sino el que me hace avanzar sin un rumbo fijo. De cualquier forma, solo el tiempo lo dirá.

Un beso.

No le tengo miedo a la vida ni a plantarle cara a lo que me encuentro por el camino, Milhaud. Como me decía una amiga no hace mucho, quizás no sepa lo que quiero pero sé lo que no quiero. La experiencia quizás sirve para saber de antemano cuando te vas a dar un trompazo y evitar así males mayores. Esa es la razón por la que huyo de algunas historias. Prefiero guardar un buen recuerdo de las mismas.

Beso.