lunes, 15 de junio de 2009

Un poco de verborrea barata

Cuando tenía 17 años viví mi primer choque existencial que se había ido fraguando a lo largo de los años. No tenía muy claro cual era el sentido de todo esto. Todo eran interrogantes sin respuesta o con respuestas que no me resultaban muy convincentes. No entendía el esfuerzo y el sacrificio de tanto hincar los codos para finalmente pasar al estado de persona en activo con un trabajo que me seguiría comiendo y consumiendo la mayor parte de mi tiempo durante casi mi vida entera. No entendía que mis padres me hubieran traído a un mundo que por más que lo mirara me resultaba tan poco atractivo. Me parecía todo tan sumamente absurdo que las consecuencias de mis devaneos mentales me llevaron sin remedio a un intento de suicidio. Recuerdo la tarde en la que decidí acabar con todo, el susto de mis padres cuando me descubrieron, el viaje rápido al hospital en un estado de semiinconsciencia, la noche eterna aparcada en un box al lado de una tía que me enseñaba de qué forma debía hacerlo la siguiente vez para conseguir mi objetivo. La sensación de no entender que coño hacía allí, el asco que me producía todo el mundo, los médicos que vinieron a informarme que debían de dar parte a la policía, como si me importara mucho el médico, la tía, la policía y la verdad que en esos momentos tampoco mis padres pese a saber que les había dañado fuertemente el corazón. Me obligaron visitar a un psiquiatra (son los trámites que se siguen con los suicidas en potencia) con el que estuve dos minutos y medio, el tiempo suficiente para que el señor me preguntara "porqué" sin que yo abriera la boca ni para coger un poco de aire y lo que tardó en escribir la receta para unas pastillas que para tranquilidad de mi madre yo hacía como que me las tomaba. Y el silencio que se apoderó de mi casa durante los días sucesivos en los que todos de alguna forma intentábamos encontrar de nuevo el camino, mientras me observaban con el rabillo del ojo.

Con el tiempo conseguí recomponerme. No encontré las respuestas a mis preguntas pero no tuve más remedio que aprender a vivir lo que era esta vida. Sigo pensando que la sociedad nos tiene atrapados en una vida estúpida, que estamos todos un poco locos. Nos matamos, destrozamos el lugar en el que vivimos, guerreamos, la jornada laboral es cada vez más absorbente con más horas encubiertas, la gente se muere de hambre cuando hay recursos para todos, el desarrollo y el progreso no se encaminan por los derroteros que debieran y al final, uno acaba muríendose casi cuando deja de trabajar. Menos mi abuela, claro. Aunque vivir una vida que va de la cama a un sillón y del sillón a la cama no es lo que yo llamo vivir precisamente. Y cuando eso me llegue, pondré en práctica los consejos de la chica del box del hospital.


De cualquier forma, no podría decir que tengo una vida triste pese a lo que algunos piensan. No tengo la alegría estúpida del que vive permanentemente con una sonrisa en los labios. He aprendido a disfrutar de pequeñas cosas que llenan o han llenado mi vida unas veces más que otras en un intento por sobrevivir en este mundo. He conocido y conozco a gente estupenda que me han llenado de felicidad y a los que espero haber correspondido de igual manera. No he escrito un libro pero con todo lo que escribo aquí casi da para unos cuantos. El árbol lo tengo plantado en mi terraza para disfrute mío y de los que vienen a casa y para seguir haciendo las cosas a lo grande, no solo he tenido un hijo sino dos de golpe.

Supongo entonces que no debería pedir mucho más y que muchos podrían envidiar aquello que tengo y he tenido. Realmente si consigo abstraerme, es más de lo que yo esperaba. Realmente, si me abstraigo, he sido inmensamente feliz en muchos momentos de mi vida.

Rational Youth - City Of Night

24 comentarios:

Jon Basto dijo...

Que grande eres.

Padme dijo...

No me digas esoooo. No me siento muy orgullosa de ese episodio de mi vida, más que nada por el daño que hice a mi familia en ese y otros momentos más, que las lié pardas. Pero aprendí y ellos aprendieron conmigo también.

Jon Basto dijo...

Despues de pasar por eso, conseguir rehacer tu vida y tirar palante... sin duda, es un motivo de orgullo. Es lo que queria decir. Estoy seguro que tu famila está orgullosa de ti. Yo tambien.

Padme dijo...

:) Yo creo que a mi familia le hubiera gustado tener una hija más serena que hubiera asentado la cabeza hace ya tiempo. Pero es lo que hay y lo que les ha tocado. Yo creo que ya están curados de espanto.

Yáñez dijo...

Joder Padme, el suicidio es de cobardes y TÚ eres más valiente que todo eso y el corazón es un músculo que debemos ejercitar para hacerlo fuerte día a día (sin hacerlo callo).

argos dijo...

Creo que no hay respuestas fáciles para preguntas muy difíciles, y entender eso en la adolescencia jode mucho muchísimo, así que esa chica del box tampoco sabría tanto Padme.

Ya sabes la parte que me gusta del post: la música y la del 'si me abstraigo'. A ver lo que pasa si te abstraes inmensamente eh?

Un beso muy grande

Ivan Gil dijo...

si dijera que me ha sorprendido leer ese episodio de tu vida mentiría. Creo que todos aquellos que tenemos una sensibilidad por encima de la media bailamos a lo largo de nuestra vida muy cerca de esa cuerda floja que nos lleva a procesos euforico-depresivos. Yo no tuve las agallas para cometer el intento cuando estuve en el instituto, pero no por que no lo deseara, si no por cobardía. claro,entonces no sabia nada de tantos poetas, pintores, escritores que no habian soportado sus momentos dificiles. Con la edad los sentimientos se someten, el espiritu se atempera y con fortuna, podemos utilizar esta sensibilidad que es un don y una maldición de forma positiva.
Un abrazo!
siento no escribir mas a menudo...

Padme dijo...

Pues no sé, Yañez, no te creas tú que es fácil decidirse, eh? La desesperación te puede llevar a ni siquiera pensar en lo que estás haciendo y hacerlo sin más. Pero yo no era una persona desesperada en esos momentos, era simplemente una persona convencida de no querer vivir todo lo que había de llegar. Realmente no le veía la gracia a esto de respirar en este mundo. No quería vivir la vida que veía a mi alrededor pese a no tener problemas ni tenerlos en mi entorno. Simplemente no quería haber nacido y pensé que lo mejor era volver al lugar de donde había venido. Pero no he escrito esto como consecuencia de mi estado actual. He dicho que no he encontrado respuestas a las preguntas y seguramente no las encuentre nunca pero no volví a pensar en quitarme de enmedio.

Realmente la chica del box me hizo un gran favor. Mientras me hablaba la miraba pensando en que ella no tenia ni idea de porqué yo lo estaba haciendo. Me decía a mi misma que yo no era como ella. Jamás incitaría a nadie a quitarse la vida aunque yo estuviera a punto de saltar al vacío. Ella no me preguntó porqué, tan solo la preocupaba que la siguiente vez en lugar de estar en un box haciéndola compañía ocupara un lugar en el depósito de cadáveres.

Buff, vaya post y vaya comentarios más alegres, no? Tan solo he comentado un episodio de mi vida que ocurrió y que ya pasó. No me arrepiento de haberlo hecho, tan solo en la parte en la que hice daño a los demás. No me hubiera importado haber perdido la vida porque era lo que quería y de haber sucedido pues hubiera dejado de ser y ya está. Tampoco me gusta mucho dramatizar el tema. Lo decidí y no salió como esperaba. Seguí adelante y aquí estoy soltando todo este rollo. No sé si soy valiente, Yañez. Solo sé que decidí seguir viviendo porque las cosas salieron así.

La chica del box, argos, no tenía ni idea de nada. Era una pobre infeliz que no tengo muy claro que se hubiera hecho siquiera alguna pregunta sobre esta vida aunque posiblemente se haría muchas sobre la suya propia.

Ya sé lo que te gusta. Y ya verás lo que es abstraerse. Si yo me abstraigo todos los días!!! Si ya he dicho que he sido inmensamente feliz y pienso seguir siéndolo.

Besos grandes para los dos.

Padme dijo...

Mientras que soltaba mi propio rollo se me ha colado tu comment, Iván. A poco que alguien me conozca no creo que esta historia sorprenda mucho.

Un don y una maldición, eso es. Y eso es lo que me permite ser inmensamente feliz y en otros momentos la persona más desgraciada del mundo. Pero he aprendido a vivir con ello y a saber que cuando disfruto lo hago quizás en mayor medida que los demás pese a saber que cuando sufro es más de lo mismo.

No te preocupes, siempre son bienvenidos tus comentarios sean pocos o muchos. Todos tenemos épocas en las que no hay tiempo casi ni de respirar.

Beso.

Arkangel dijo...

Creo que la adolescencia es una época en la que nuestra mente está tomando conciencia, todo lo absorbe y necesita desehechar muchas cosas y quedarse con lo que le interesa y esto lo hace dependiendo de la esencia de cada uno y de la educación recibida. Lo que quiero decir, es que lo que una mente adolescente hace o deshace no es determinante del todo, es decir, que en la supuesta madurez ya no existe casi nada de lo que pensabamos y como nos comportabamos en la edad adolescente..pero si es cierto que hay cosas que marcan. Lo realmente preocupante es tener pensamientos de suicidio en la madurez, eso si que es algo definitorio.

raúl dijo...

bueno, creo que tener la valentía de hablar sobre algo así nunca es verborrea barata, en ningún caso. me alegra mucho que aquel intento sólo quedara en eso, un intento. que no se vuelva a repetir, eh?

draynert dijo...

Es muy dificil, por no decir imposible, averiguar la respuesta a todas esas preguntas que haces y que muchas ocasiones también me he hecho.
Para que diablos estamos aqui, y ya que estamos, por que nos empeñamos en estar tan mal, en jorobarnos los unos a los otros, a trabajar sin descanso toda la vida para... para que?
No es que sea muy alentador si se mira friamente a los ojos de la vida y se le pregunta.
Supongo que por eso la humanidad tiende a inventarse religiones o creencias, (que luego salen como salen, no hace falta comentarios a eso), para hacer mas llevadera esta existencia.
Y lo bueno del caso, es que sería mucho mas llevadera y no necesitaríamos de organizaciones que nos metieran el miedo en el cuerpo para que nos portáramos bien si sencillamente fueramos nosotros mismos y fuesemos respetuosos con nuestros vecinos (y vecinas).
La vida es mas sencilla.
La vida es muy hermosa.
La vida es incomprensible, pero eso forma parte de su encanto.
Y me quedo con tus ultimas palabras, que son realmente alentadoras:
"Realmente, si me abstraigo, he sido inmensamente feliz en muchos momentos de mi vida."
Espero que tengas muchos mas de esos momentos.
Un gran abrazo.

Padme dijo...

Bueno, Arkangel, no te creas que yo he cambiado mucho mi forma de pensar con respecto a la adolescencia. Si que ha cambiado mi forma de interactuar con el mundo pero creo que mis reflexiones me siguen llevando a los mismos lugares de antaño. He crecido muy poco pese a los años. De cualquier forma es cierto que pese a llegar a casi las mismas conclusiones la idea del suicidio ya no está presente como una solución a los problemas y de hecho si hubiera sido consecuente conmigo misma, ni siquiera hubiera traído hijos a este mundo. Quizás lo bueno de mi experiencia es que trato de hacerles ver lo bueno que es disfrutar de las cosas agradables que la vida también tiene y no perderse en las desagradables.

Supongo, raúl, que el tiempo pasado hace que sea más sencillo hablar de las cosas. Ya he comentado que no me gusta dramatizar el asunto. Pero he tomado nota de sus "órdenes", señor. ;)

Efectivamente, draynert, creo que podríamos hacer muchas cosas por mejorar nuestra vida pero parece que eso no es lo que interesa. No da dinero el asunto.

Tendré muchos más momentos de esos. No lo dudes. :)

Besos.

WOOD dijo...

Hey Padme, lo que dice Raul, es una valentía por tu parte hablar así. Viviste a esa edad sensaciones y dudas similares a muchos adolescentes, cada uno con sus peculiaridades y sus circunstancias, en tu caso quizás mas fuertes. Cada día me gusta más leerte y espero que ande todo bien. Besos.

Padme dijo...

Gracias, Wood, a mi también me gusta leerte, en tu casa y por aquí.:) Todo va bien. Beso.

ϾϿ dijo...

Bravo por ti Padme, me alegro de que hayas "orientado" tu vida. Y.. si, esta vida tiene muchas cosas malas e injusticias, pero... hay tanto que disfrutar...

Un saludo, chula !!

Antihéroe dijo...

Las circustancias de una persona son totalmente diferentes en cada caso. Me parecen palabras gratuitas las de que suicidarse es de cobardes o incluso lo contrario. Uno solo esta dentro de su pellejo y es el único que sabe lo que realmente pasa en su vida. Para mi máximo respeto.

Dejo otra canción esta es de un grupo turco que he descubierto después de viajar a Estambul, me parece bastante interesante su música:

http://www.youtube.com/watch?v=_eWdG4vL5Qo

Saludos...

yessycure dijo...

Hola Padme...que para sentar cabeza...jejeje que es eso?

y justo ayer alguien me decia que comienzas a entender la vida como a los 60, que para que desperdiciar vida en eso. Todo episodio de nuestra vida, nos ha llevado hasta este lugar..y solo es =)

Un abrazo inmenso!!!!!

Padme dijo...

No es que mi vida esté muy orientada que digamos, ϾϿ. A veces el norte desaparece de mi vista pero aunque sea dando tumbos acabo por encontrarlo. :)

Me voy ahora mismo a escuchar a esos Waterboys que tanto me gustan. :)

Gracias, Antiheroe. Supongo que es difícil como bien dices si no se está en el pellejo de la otra persona el poder comprender algunas de las cosas que pasan por su vida y que hace, por mucho que te expliquen. Ese tema turco me lo guardo para escucharlo cuando llegue a casa. Turquía es uno de esos lugares que no me gustaría perderme.

Joer con las casualidades. Mientras te escribía un compañero me acaba de dejar un puñadito de "pistachos turcos" que ha traído de sus vacaciones allí. :)

Eso digo yo, yessycure. Lo de sentar la cabeza es algo que si alguna vez ocurre será porque definitivamente me he muerto.

Cada uno entendemos la vida y la vivimos como buenamente nos place y a veces, como buenamente nos dejan. ;)

Besos grandes que envío con fuerza para que te lleguen hasta allá a lo lejos.

Javier Lorente dijo...

La vida merece la pena cuando se vive con intensidad y consciencia. No siempre uno disfruta con la vida, a menudo la vida duele... pero en todo caso la vida hay que sentirla, pensarla y, si se puede, compartirla. Nada peor que vegetar, ese ir del sofá a la cama, que dices, o del trabajo a la casa y viceversa. Muchos hemos pasado por esos momentos de hundimiento y no hay nada como la sensación de salir a flote y contarlo. Hay quien nunca ha tropezado con una tempestad, seguramente porque no navega y siempre está tirado al sol en la orilla.
Vivir nos va cambiando, aunque no nos demos cuenta, nos cambia siempre y cada vez que hacemos recuento no podemos sustraernos a cómo estamos en este momento. Nuestra memoria es selectiva y nuestros recuerdos los vemos a la luz del presente y se nos agolpan los que "vienen al caso".
No hay nada como vivir y poder contarlo y, mejor aún, transmitirselo a otros, que es lo que tú haces, Padme. Gracias, capitana.

taratela dijo...

Me repito, pero sigo pensando que eres Fuerte y Guerrera y esto lo confirma.
No son valientes los que no tienen miedo, si no los que se enfrentan a él. No son mejores los que no ven los problemas y la parte oscura de la vida, si no los que a pesar de ella siguen adelante. La transforman en parte de uno mismo y le sacan todo el jugo. Yo creo que tu eres de esas, lo huelo, los que hemos estado cerca del lado oscuro nos olemos, jejejejej.
Un Besote gorodo!!

Padme dijo...

Esa es una gran verdad, Javier. Tan solo los que navegan tropiezan con las tempestades y prefiero mil veces luchar contra tempestades que vivir sin navegar aunque a veces haya perdido el rumbo.

Gracias. Un beso.

Pues será verdad que soy fuerte y guerrera, taratela, cuando tanta gente me lo dice, pero la verdad es que hay momentos en los que me canso de tanto guerrear.

Para salir de ese lado obscuro empecé con este blog. Siempre se ve un poco de luz al final del camino. :)

Espero que lo estés pasando genial.

Besazo.

Luli ; dijo...

Me gusto mucho lo que escribiste realmente, & yo con mi vida estoy demasiado triste estoy desconforme con todo hasta conmigo & muchs veces pensé que capaz el suicidio o el lastimarme seria la solucion :/ lo cual a veces lo sigo pensando -.- que bueno que hallas podido salir adelante..

Elektra dijo...

Hacía mucho que nadie dejada un comentario en este blog, ya que yo lo dejé abandonado e incluso dejé de ser Padme para convertirme en Elektra. Pero tengo por costumbre contestar a todo el mundo y te diré, con la experiencia que me dan los años, que lastimarse ¿para qué?, ¿para sufrir más?, ¿suicidarse?, qué va. Te aseguro que acabamos por encontrar el sitio que nos corresponde, que aprendemos a disfrutar de lo bueno que hay en la vida pese a los malos ratos y las malas rachas. Te aseguro que disfrutarás porque hay muchas razones y muchas personas que te harán disfrutar al pasar de los años.

No hay que dejar que la vida nos gane la batalla. Un beso y gracias por tu comentario.