lunes, 29 de junio de 2009

¿Perros diplomáticos y gente muriéndose de hambre? Alucinando un poco más

El Gobierno de Bulgaria en Sofia ha aprobado un reglamento dirigido al cuerpo diplomático afincado en ese pais por el cual perros, gatos y otros animales pertenecientes al cuerpo diplomático en Bulgaria obtendrán una tarjeta detallando su particular estatus, al igual que lo hacen los diplomáticos, personal consular y el personal técnico y de servicio de embajadas. ¿Su particular estatus? ¿Y qué narices es eso? ¿Tiene que tener un estatus distinto el perro del vecino que el del diplomático? Seguramente el perro del diplómatico vivirá mucho mejor como así lo hace el diplomático con respecto a mi vecino. ¿Pero es necesario establecer algún estatus marcado por el gobierno para diferenciar a unos de otros?

Hotel de lujo para perros.
¿Hay hotel de lujo para muertos de hambre?

¿A qué hace daño el contraste?

Dicen que las autoridades aún deben detallar en el reglamento si las mascotas gozarán de algún privilegio al igual que sus dueños. ¿Son estos los problemas que tienen los países como para que se pierda el tiempo en plantearlos y debatirlos ante un Parlamento? Quizás si lo que se hubiera debatido es sobre la necesidad de dotar de algún privilegio a los animales que vagan por este mundo sin dueño y que sobreviven a duras penas, me parecería incluso razonable el interés parlamentario, ¿pero las mascotas de los diplomáticos? Por favor, las neuronas les patinan a unos cuantos. Cada vez me queda más claro que los gobernantes, ya sean los de aquí o los de allá poseen una dosis elevada de falta de vergüenza y a mi me está empezando a costar mucho trabajo decidirme si prefiero que desaparezcan los curas o los gobernantes. Vaya lacra entre unos y otros, oye.

El enlace a La vergüenza ajena

Algo para limpiar la suciedad y pensar en otras cosas.

The Lightning Seeds - Pure

6 comentarios:

yessycure dijo...

Mmm, pues si, al parecer el poder mata a las neuronas. Se me hace de lo mas estupido hacer algo asi.

Y mira, al parecer todos los gobiernos son idiotas. Sera que en verdad merecemos que sea asi?

en fin......

saludos de inicio de semana!!!

Outsider dijo...

La canción me encanta, es un soplo de luz en la oscuridad.

Por lo demás... te contaría una historia sobre la diplomacia española y los derechos que tienen algunos de los que trabajan en las embajadas... o algunas de ellas y el futuro que les ha deparado a alguno de aquellos que no gozaba de ese estatus de diplomático.

Padme dijo...

Pues mira, no sé si el poder mata a las neuronas o es que para llegar al poder con que tengas una neurona es suficiente. Es probable que quizás lo merezcamos, yessycure, hace muchos años que dejé de creer en los gobernantes y no he visto después de eso que ninguno aporte nada a esta sociedad, así que votar al mejor de los peores según mi punto de vista, no me aporta nada y no voto. Será entonces que lo que tenemos es lo que merecemos. No lo sé, pero en todos los sitios parece que cuecen habas, ¿verdad?

Besos.

Padme dijo...

Concho, cuando he contestado a yessy no estaba tu comment, Outsider. Bueno, lo que les ha deparado el destino a los que no tienen el status de diplomático no lo sé, pero sé algunas historias de las que se han librado algunos precisamente por tener ese status y es realmente lamentable.

Ahora solo falta que el perro del embajador se coma a una niña y no se le sacrifique como se hace con otros por el simple hecho de gozar de privilegios diplomáticos, no te parece? Es parecido a lo que pasa con los embajadores y su familia.

Bueno, que yo estaba de muy buen rollito. La canción es magnífica, es verdad y no porque la haya puesto yo. :)

Arkangel dijo...

Es lamentable que haya seres humanos que tengan privilegios, pero lo verdaderamente escandaloso, son los abusos de poder y demás tipos de abusos, que pueden cometer ciertas personas, sólo por el hecho de tener cierta posición social y por ende esos privilegios.
No está bien que lo perros de estas personas tengan tambien privilegios, pero por lo menos, los animales no pueden hacer ningún uso o mal uso de poder.

Padme dijo...

Desde luego que no te falta razón. Ya he dicho muchas veces que realmente si hay que llamar animal a alguien es más a nosotros mismos que a los de cuatro patas que demuestran más humanidad de la que somos capaces de demostrar los humanos.