martes, 30 de septiembre de 2008

Relatos más o menos calientes: Un sueño contigo

Es muy tarde. No estoy de muy buen humor ya que parece que hay gente que le gusta tocar mi punto débil y entrar por ahí atacando. Pero bueno. Voy a rescatar para esta noche una entrada de mi otro blog. Se trata de un sueño que tengo de forma recurrente y será el relato que en este blog de comienzo a los Relatos más o menos calientes que si la inspiración no me ha abandonado seguiré escribiendo como hacía en el otro. Este fue un relato tan corto que ni siquiera le puse entre los Relatos para leer en la cama, pero creo que por su contenido bien podría haber ocupado ese lugar. En este blog será el que abra la sección caliente y como en el otro, esta sección está abierta a todo el que quiera participar. En mi perfil está mi correo y si alguien se anima puede enviar Relatos para publicar de forma anónima o como a cada uno le parezca. En el otro blog hubo algún que otro lector que se aventuró con sus escritos y me los hizo llegar. Y estaban geniales. ¿Te animas?

* * *
Esta noche, quisiera tumbarme al lado de tu cuerpo desnudo y sentir el calor de tu piel en la mía. Colocarme sobre tí y con mi mano cerrar tus ojos para empezar a comerte la boca, a mordisquear tus labios, a rozarlos con mi lengua, a hundirme dentro de tu boca y saborearte. Acercar mis labios a tus oidos y decirte en susurros desde cuando y cuanto te he deseado. Te contaré lo que te he amado y soñado cada noche. Y te mordisquearé mientras te cuento cada sueño que he tenido contigo. Me posaré en tu cuello para besarte y esconderé mi cara en ese cálido rincón donde he soñado con hallar la paz mientras tú, aún con los ojos cerrados tan solo me sientes. Te acariciaré despacio, con la punta de mis dedos te recorreré notando como tu piel y tus poros se erizan al roce de mis caricias. Bajaré lentamente por tu cuerpo, mi sexo está deseando encontrarse contigo lo siento húmedo a la espera de su momento pero aún hay tiempo porque he deseado lamer cada uno de tus rincones y esta noche lo haré. Pasaré mi lengua por tus ingles, meteré mi cabeza entre tus piernas y lameré esos huevos que aguardan para darme aquello que hoy será mío. Siento como tu polla se tensa así que me acerco a ella para agarrarla, bajar un poco su piel y meterla un momento en mi boca. Mis labios succionan la punta y resbalan por esa piel suave. Paso mi lengua una vez sobre ella y la dejo.


¿Me sientes? No abras los ojos. Bajaré por el interior de tus muslos rozándote con mi lengua mientras mi mano sigue agarrada a tu polla que de vez en cuando se sacude de placer a la vez que tu cuerpo se estremece. Quisiera esta noche ser un juguete en tus manos, que no pasara nunca, eternizarme con las caricias, volverte a besar, colocarme sobre tus caderas y mover mi sexo sobre tu polla, sentir como me roza el clítoris y empezar a sentir la tensión entre mis piernas. Te meteré dentro de mi, te deslizarás suave hasta ese lugar caliente que te ha esperado todo este tiempo. Y cuando estés allí mis caderas jugarán contigo hasta sentir como creces más y más dentro de mi. Y te sacaré para volverte a meter una y otra vez mientras te observo como aún con tus ojos cerrados me sientes y yo siento como tu cuerpo se retuerce bajo mis piernas para empujar aún con mas fuerza tu sexo dentro del mío. Que bonita imagen para recordar. Intento seguir un ritmo acompasado sobre ti pero me agarras las caderas y me aprietas fuerte contra tu polla. La noto en mi interior caliente y dura y con cada embestida mi cuerpo se tensa un poco más. El vaivén de mi cuerpo sobre ti empieza a producir pequeños espasmos en mi sexo, tu polla empieza a querer estallar. Parece que me vaya a partir. Aysss, no podré seguir por más tiempo. Tienes que dejar dentro de mi lo que he venido a recoger esta noche. Venga, amor, mi sexo está empezando a sacudirse para que sientas como te aprisiona y te libera una y otra vez. Una vez más te hinchas en mi interior, tanto, que dentro todo empieza a palpitar con fuerza, a tensarse y no querer soltarte mientras que noto ese calor que me inunda. Siento un estallido de placer por todos los rincones, tu cuerpo bajo mis piernas se tensa, dejas de moverte para simplemente empujar tu polla hasta el fondo y me siento inundada por tu calor y el mio y me doy cuenta de que te has derramado dentro de mi.

Esta noche vine a recoger algo que era mío. Tus ojos estuvieron cerrados así que no te apures, no era yo y además, ya me he marchado.

6 comentarios:

djpedrus dijo...

creo que el mejor comentario que se puede poner es este....

JODER !!!

Padme dijo...

Vale, me lo tomaré como algo bueno.

Si te gustan, en la dirección que te di ayer del otro blog hay una sección que era Relatos para leer en la cama. Algunos los escribí yo y otros alguno de los que se paseaban por allí. No me los voy a traer para acá, así que el que quiera tendrá que leerlos alli.

Pero vamos, que si has visto mi introducción se admiten relatos. Así que ánimate a escribir. ;)

djpedrus dijo...

err...yo es que mi estado normal es muy caluroso, ya leyendolos...ejem...escribirlos podría afectar a mi maltrecho cerebro y te haría quedar como teresa de calcuta..... dejemosló estarrrrrrr....xD

Pd: mejor voy a currar algo..q vaya mañanita llevo, saludos

Padme dijo...

Bueno, tu verás pero creo que a todos nos gusta que nos aleccionen. Si me haces quedar como Teresa de Calcuta te aseguro que algunos de los lectores/as que tengo y que son vagos para escribir te lo agradecerían. Que al final tengo la sensación de que algunos entran al blog nada más que para ver si hay algún Relato nuevo que leer.

Y es que, lo que tengo comprobado es que donde esté el sexo... que se quite lo demás. xDDD

joan antoni dijo...

En tu última afirmación, tienes toda la razón padme...

Padme dijo...

Jajaja, ya sé. Pero hombre, hay más cositas aparte del sexo. No me hundas en la miseria, jap, que yo desde que me he separado el sexo como que tengo un ligero recuerdo de lo que era, así que espero que haya más cosas con las que llenar esta vida. xD

Bueno, venga, que es cojonudo.