domingo, 17 de mayo de 2009

Peliculón-BSO: El Pianista

Esta es otra de las producciones cinematográficas que están consideradas por mi humilde entender como un peliculón adornado por una excelente música. Detrás de estas películas siempre hay un gran director y en este caso especial no creo que hubiera mejor director para llevar al cine semejante guión que el polaco Roman Polanski. Su infancia se vio marcada precisamente por lo acontecido en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial ya que erróneamente su familia decidió trasladarse de París a Cracovia cuando dio comienzo y durante el conflicto perdió a su madre en un campo de concentración y su padre estuvo recluído durante dos años.

La película es del año 2002 y de nuevo trata sobre el genocidio judío vivido en Polonia y que en esta ocasión nos presentan a través de las memorias del músico polaco de origen judío Władysław Szpilman. Una visión más de los horrores de esta guerra en la que los polacos demuestran tener un valor sin medida plantando cara a los nazis en distintas ocasiones con el único resultado de que sus condiciones empeoraban cada vez más bajo el yugo alemán El pianista polaco de origen judío, interpretado magistralmente por Adrien Brody, trabajaba en una emisora de radio de Varsovia cuando se inició la guerra y una de las escenas que más me gustan es cuando bombardean la emisora mientras que él está intepretando al piano una pieza de Chopin y que pese a sus intentos por no cortar la emisión, no consiguió acabar. No he encontrado un vídeo con la escena en particular pero si uno con el que disfrutar de ese estupendo nocturno de Chopin que Szpilman estaba interpretando cuando la emisora fue bombardeada, una de las obras preferidas de este músico.

Władysław Szpilman - Nocturno en C-menor de Chopin


La película tiene escenas escalofriantes como cualquier otra en la que se trate con cierto rigor el tema del genocidio. Sin embargo, en esta siempre mantiene uno cierta esperanza. Władysław fue un superviviente y visto de alguna forma, un hombre afortunado dentro del horror. Fue salvado en el último momento de la deportación al campo de exterminio de Treblinka por un policía del gueto judío, que era amigo de la familia. Y por segunda vez por un oficial alemán que lo escondería en el ático de uno de los edificios medio en ruinas de Varsovia. La relación entre el pianista y el oficial es casi lo que más me apasiona de la película, lo que más me conmueve. En su primer encuentro, cuando el oficial se entera de que el judío con el que se acaba de tropezar es pianista le acerca hasta un piano para que interprete algo para él. Es un momento tenso, el oficial elegantemente uniformado ante un pianista más que desfallecido y decrépito que se mira las manos como sintiéndose incapaz de sacar ningún sonido de ese piano y que nada más comenzar a acariciar las teclas, parece que estas le devuelven la vida y sin duda, así fue. El oficial se queda absorto en su contemplación y fruto de su admiración por el pianista se encargaría desde ese día de llevarle comida para poder subsistir.

Chopin - Ballade No. 1 in G minor, Op. 23

Cuando los alemanes se ven obligados a abandonar Varsovia el oficial acudiría a despedirse de Szpilman al que entregaría su abrigo, razón por la cual los rusos le confundirían con un alemán y estuvo a punto de morir cuando la ciudad era ya liberada. El oficial alemán sería capturado y pediría a un judío que contactara con el pianista para que le ayudara pero cuando Szpilman llega en su ayuda ya es demasiado tarde. Los prisioneros habían sido repartidos por distintos lugares sin que Szpilman consiguiera dar con él. El oficial moriría en un campo de prisioneros de guerra soviético en 1952 y Szpilman volvería a tocar el piano en la radio de Varsovía y moriría en el año 2000 a los 88 años.

Chopin - Grande Polonaise for Piano and Orchestra Op. 22

La película se llevaría tres Oscar de las siete nominaciones que tuvo, el de Mejor Director, Mejor Actor Protagonista y Mejor Guión Adaptado además de un sinfin de galardones más en distintos Festivales de Cine. Aunque en esta ocasión Polanski se valió también de las artes del compositor polaco Wojciech Kilar para la música de la película, su trabajo quedó un poco a la sombra de las interpretaciones de Chopin.

7 comentarios:

antiheroe dijo...

Bueno para añadir algo más a este post muy completo os remito a una web donde ponen curiosidades del rodaje de la película.
http://tepasmas.com/curiosidades/pianista
Saludos

Padme dijo...

Joer, antiheroe, que uno se despoje de las pertenencias terrenales para rodar una película, lo puedo llegar a entender pero que corte con su novia... ¿y qué culpa tiene la chica?

RAÚL dijo...

el (legítimo) miedo a morir, la supervivencia, el horror de la guerra. todo un peliculón para mi también. brody hizo un papel de escándalo, igual que el beso en los morros que le plantó a halle berry cuando recogió el óscar!

WOOD dijo...

Peliculón y gran bso, no me cabe la menor duda. Besos

taratela dijo...

Peliculón, peliculón con banda sonora grandiosa!

Besetes ^_-

antiheroe dijo...

No lo sé supongo que le trastorno. Mira como ha acabado el pobre para terminar saliendo con Elsa Pataki. Que esta muy buena, sí, pero para aguantarla tiene que ser bastante duro.

Padme dijo...

Jeje, raúl, estuve ayer viendo también el vídeo del beso de Halle Berry a la que dejó sin respiración. No recordaba ese detalle.

Creo que los trabajos bien hechos al final no dejan indiferentes a nadie. Me extrañaría encontrar a alguien que no le haya gustado esta genial película.

No es raro, entonces, que coincidamos, Wood y taratela. :)

Efectivamente, antiheroe, un poco trastornao tiene que estar, que esa relación con Elsa Pataki a mi me sorprendió enormemente. Le reconozco a Elsa Pataki su valor como sex-symbol pero, ninguno más. O por lo menos es la impresión que siempre me ha dado cuando la he oído hablar, que tampoco es que haya sido mucho.

Besotes para repartir a todos.