viernes, 8 de mayo de 2009

Agotada y algo más

Ultimamente estoy hasta arriba de cosas en el curro, en casa y... bueno, no sé donde más porque realmente voy de casa al curro y del curro a casa. Como si pudiera hacer otra cosa. Mis hijos me chupan la sangre de mala manera y la poca que me dejan me la chupa la mierda esta de portátil que me tiene amargá.

Hoy pensaba en lo agusto que hubiera vivido si hubiera nacido tío. No he visto salir corriendo a los tíos del trabajo porque sus hijos se hayan puesto malos, ni que pidan permisos para ir a reuniones de tutoría, ni que comenten que a los niños se les ha quedado pequeña toda la ropa de temporada y hay que salir a vestirles de arriba abajo. Tampoco les oigo que pongan lavadoras a las diez de la noche. Y no es porque esas cosas no las comenten, eh? Que os conozco. Es sencillamente, porque la inmensa mayoría de ellos no las hacen. Yo me paso la vida haciendo encaje de bolillos para cuadrar todas las cosas que tengo que hacer y estoy un poco harta la verdad. Pero no harta de mi situación sino de la puñetera sociedad esta en la que vivimos anclados donde se asume que ciertas cositas no van con el papel de "señor".

Algun jefe que otro ha venido alguna vez haciendo comentarios sobre el porqué yo tengo que hacer determinadas cosas fuera del trabajo si los niños también tienen un padre. Y cuando lo oigo me entra la risa. No porque el padre de mis hijos no sea criticable, que lo es, sino porque es tan criticable como pueda serlo el mismo que está haciendo ese comentario y el resto de tíos que tranquilamente ocupan los sillones de los despachos. Si las responsabilidades estuvieran repartidas como tienen que ser quizás todos viviríamos un poco más felices. Quizás las mujeres podríamos asumir más responsabilidades en el trabajo ya que estaríamos en igualdad de condiciones y un día llevas tú a los niños al dentista y otro día me encargo yo. Por lo menos evitaríamos las malas caras cada vez que dices que tienes que salir antes porque tienes una obligación familiar. Pero no, claro, porque llevar a los niños al dentista es un auténtico coñazo y es mucho mejor estar metido en la oficina de charleta con los compis hasta las tantas y encima apuntándose tantos porque están allí haciendo horas extras. Una mierda, horas extras!!! Lo que pasa es que lo suyo es llegar a casa cuando ya está todo hecho y encima resoplar como si estuvieras molido. Me río yo de ese cansancio.

Míralas que monas. Igualitas a mi, oye. Encima frivolizando con la mierda.

Podría pasarme una eternidad hablando de la situación familiar-laboral que tenemos que soportar cuando a tus espaldas tienes que controlar no solo tu vida sino la de unos hijos y a veces incluso la de tu pareja. Esa última parte yo decidí ahorrármela hace ya un tiempo. Que ya es mayorcito para cuidarse él solo, pues no faltaba más. El idiota se puede hacer durante un tiempo, pero toda una vida... va a ser que no. La chorrada esa de "hasta que la muerte os separe" que por suerte no tuve que oir nunca, es un camelo como otro cualquiera. Será hasta que los problemas os separen, que esto de las relaciones a las que vas añadiendo factores que más que unir, desunen, parece más una carrera de obstáculos que otra cosa.

Se nota que hoy estoy un poco quemadita, no? Pues será por este sol axfisiante que se ha instalado así de repente. Hala, a ver si pasa el temporal de mala sangre.

Reamonn - Alright

12 comentarios:

jordi dijo...

si que te noto kemailla si. Pues nada diselo a mi madre que se me ha jodido la lavadora y adivina a quien le llevo la ropa sucia...

Javier Lorente dijo...

Sería muy cómodo y sonaría muy bien, por mis partes de hombre, decirte que te entiendo perfectamente... pero yo no podría, desde luego. Es insoportable para las mujeres verse obligadas a entregarse en cuerpo y alma a la santisima trinidad: trabajo, casa e hijos... Yo intento cada día solidarizarme con estas situaciones, empezando por casa, y abriéndoles los ojos a algunas amigas que soportan estas situaciones sin decidirse a rebelarse.

Outsider dijo...

Pues salvo la de la ropa de temporada... todas las demás me resultan sumamente familiares, pero ciertamente no parece ser lo más normal.

Lo de la ropa... bueno, se da cuenta ella, y la compramos juntos... bueno... yo solo voy que por el parecer no tengo sentido del gusto visual.

Aunque me hace gracia, que tenga que ser yo el de las reuniones cuando la que habla alemán es ella... debe ser la única ocasión en la que me encuentro con mucha gente hablando y yo no digo nada... como diría aquel... pa qué... ¿pa cagala?

Jon Basto dijo...

Yo siempre he pensado que la mayoria de las mujeres tienen mas cojones que muchos tios.
La educación que nos han dado nos marca para toda la vida. Es muy dificil hacer trabajar a un hombre adulto en casa, cuando desde pequeño nos han enseñado, que son las mujeres quienes se tienen que encargar de ello.
Pero no toda la culpa la tenemos los hombres en este tema (aunque si casi toda), la incapacidad de compatibilizar la vida laboral y la familiar se las trae.
Un abrazo.

Padme dijo...

Jordi, el día que mis hijos me traigan la ropa para lavar cuando ya se hayan emancipado te aseguro que salgo corriendo a comprarles una lavadora. :)

Javier, lo cierto es que a mi no me queda más remedio que tirar del carro ya que mis hijos viven conmigo y aunque su padre podría colaborar en muchas más cosas de las que hace, pues parece que no le apetece mucho. Lo que no puedo hacer es dejar de atenderles porque otros no lo quieran hacer, así que me como el marrón casi solita. Y te aseguro que a veces es desesperante por no hablar de lo agotadores que resultan algunos días.

Outsider lo tuyo también es de traca. Qué te voy a decir que no te haya dicho ya.

Jon, entiendo lo que hablas de la educación. Pero lo que no puedo entender y no admito es que cuando uno es adulto no sea capaz de razonar sobre una situación y se tenga el morro de hacer recaer sobre otra persona (a la que supuestamente quieres ya que es la que has elegido por pareja) que esté todo el día pringada con mil cosas mientras estás tranquilamente repanchingado en el sofá. A mi de pequeña también me enseñaron otra serie de cosas que con la edad he catalogado como erróneas y que por lo tanto no las sigo haciendo por mucha educación que me hayan dado. Digo yo que la cabezita la tenemos para algo. Lo que pasa es que hay cosas que no nos interesa cambiar y seguimos echándole la culpa a la educación. Vamos que yo no he nacido para ser chacha gratuita de nadie. Si fuera mi trabajo cobraría por ello, pero no lo es. Es mi obligación ocuparme de mis hijos tanto como lo es la de su padre. Soy tan persona como el que más y no un burro de carga.

Pero bueno, que es lo que hay y lo que me ha tocado. Otros sufren otras cosas. Joer, creí que se me había pasado el cabreo de ayer, pero parece que queda algún rescoldo.

Besos a todos y que paseis un feliz finde.

Zorro de Segovia dijo...

yo no sé si es mejor haber nacido tío, pero desde luego es más fácil. Quizá en la Prehistoria era algo más jodido, por todo aquéllo de ir de caza y no dejarte comer, o que tu propio compañero te abriera la cabeza por una hembra más que menos, pero lo que es ahora, ser hombre es el copón. Lo siento chica. Otro día que estés más animada y se te ocurra algo que sea cojonudo por el hecho de ser tía, nos lo cuentas a ver si nos das envidia. Por hoy, muac y mis deseos de que te mejore el finde.

RAÚL dijo...

yo me he criao con madre + hermana, y supongo que estoy algo educao, pero es evidente que las implicaturas con los hijos (lo veo en mis compañeros/as de trabajo, vamos) es mucho más fuerte por parte materna. creo que queda mucho por avanzar en ese sentido. y la implicatura no es sólo con los hijos, también con los padres que ya están mayores y hay que acompañar al médico y demás. siempre son ellas las que solicitan los permisos, vamos. en fin. poco a poco. quizás la próxima generación, o algo, aunque uno escucha una canción cualquiera de reggaetón y se le ponen los pelos de punta con los valores que manejan los jovencitos ahora.

ortiga70 dijo...

Ánimo amiga!
Mira el lado bueno, tener hijos debe ser algo maravilloso ( creo que poniendo en una balanza los pros y los contras, los primeros ganan de calle).Espero ser padre algún día...
Y gracias a tu mierda de portátil tienes a una buena pandilla de amigos que te aprecian y respetan como eres.

Que disfrutes del gran premio y de lo queda del fin de semana ;)

Besos

kilmtbalan dijo...

Me iré haciendo a la idea!!!Pero como tú dices, prefiero cuidar de dos hijas a mi puta bola, que no de además un cenutrio!!
Uf!! qué ganitas tengo....ya queda menos!
Un besico y no te enfades coño..que eres una reina!

Padme dijo...

Cuando se me pase el agotamiento zorro, indagaré en la memoria a ver si se me ocurre algo por lo que sea cojonudo ser tía. Por ahora no me viene nada a la mente. xD

Seguro raúl, la siguiente generación de otra galaxia. Buff, no tuve yo peleas en mi casa cada vez que mi padre me mandaba a mi recoger la mesa o hacer cualquier cosa. Como si mi hermano fuera manco, oye. Pues mira, al final les eduqué. Y desde luego que a mi hermano no se le puede criticar que no haga cosas. Si a ti te educaron también, pues eso que gana tu chica. Un problema menos. :)

Si, amigo orti. Tener hijos tiene muchos pros pero hay días que una no se los encuentra por mucho que les mires y se te caiga la baba al comprobar como crecen y se hacen personitas.

Y mira, para empezar no he podido hoy ni ver la clasificación que este finde apuntaba ya mal desde el principio. Eso si, mañana no me mueve nadie de delante del TV (bueno, menos el rato de preparar la comida, osea, en plena carrera :( ). No he podido ni preparar el post del GP ni nada. Pero bueno, disfrútalo tú que seguro que puedes.

Pues agárrate los machos, klimtbalan, que tendrás de todo. Pero evidentemente, también yo prefiero estar a mi puta bola. De cualquier forma, ya lo dije un día, que en ese aspecto no iba a notar mucha diferencia. De los niños y las cosas de casa siempre me he ocupado yo, así que... Eso si, ahora recojo menos cosas porque las suyas me las he ahorrado. :) Suerte con lo que te queda. Luego hay que adaptarse, no te creas.

Es que me cabrea este apoltronamiento masculino, no lo puedo evitar. Pero son ramalazos, eh? Gracias y ánimo.

Besos pa tós. :P

yessycure dijo...

Hola Padme, justo hoy popr la mañana, me paso algo asi...en este caso en el colegio, te dicen que hay que cumplir con resopnsabilidades, en las que uno, aunque este con el padre siempre esta solo.

(jeje al menos yo no tengo que cargar con el papa, un lio menos)

muchos abrazos y besos cure!!!!

que tengs muy buen dia!

Padme dijo...

No, si yo tampoco cargo con el papá. Lo que me gustaría es que el papá cargara de vez en cuando con sus hijos que también son su responsabilidad. Pero a él le gusta más la parte divertida. Como si a mi no me gustara jugar con ellos, vamos. Pero primero son las obligaciones y sobre todo las que tenemos nosotros con ellos y luego los juegos. Algo que parece cuesta mucho entender.

No sabía que también eras mamá. Me he guardado esos besos cure con cariño. :)

Igualmente para tí.