jueves, 5 de marzo de 2009

Un viento que trae tempestades

Hoy ha sido un día extraño en todos los sentidos. Hemos tenido chubascos que caían de un cielo despejado y con un sol brillante que te hacían mirarlo buscando una explicación. Hemos podido ver arcoiris y cielos totalmente encapotados que hacían perder toda la luz de la mañana. Ha estado nevando a ratos para pocas horas después volver a brillar un sol apagado de lluvia que da ese tono amarillo desvaído al paisaje y una especie de neblina difuminaba el perfil de las cosas. Ha soplado un fuerte viento durante todo el día, un viento molesto que te traía todos los pelos a la cara sin que apenas pudieras domarlos y que levantaba papeles, hojas y polvo empujando y arrastrándonos a todos a su paso. Y yo pensaba que hubiera estado bien que hubiera arrastrado parte de lo que hoy estaba en mi cabeza.


Hoy es un día de chimenea, de calor de hogar, de calor humano. De caricias porque sí, de cerrar los ojos y olvidar, de evadirse y perderse en un abrazo, de sentir ese calor de piel con piel. Hoy solo quiero cerrar los ojos y no pensar.

La canción de hoy la he escuchado repetidamente a lo largo del día, igual que otras tantas de este grupo que he conocido en el blog de simplexia y la estaba escuchando ahora mientras que escribía esto así que justo es que acompañe este post.

Spiritual Front - Jesus Died In Las Vegas

2 comentarios:

yáñez dijo...

Cierto Padme, verdaderamente un día desapacible para andar por la calle, pero tienes toda la razón son días de polvo (por el viento)y pasteles para pasar el rato después del viento.

Padme dijo...

:) A mi el polvo apenas me rozó ayer, eh? Y me he puesto a dieta de pasteles porque como he visto que escasean, pues para qué. xDDD

Que pases buen finde.