lunes, 20 de abril de 2009

Un bonito día de vacaciones

Me he cogido un día de vacaciones. Un estupendo día de mis vacaciones que he dedicado a colocarme a las nueve de la mañana en una cola en la que ya había delante mío seis personas que a las cinco de la tarde se habían multiplicado por tres. Pero eso era algo con lo que ya contaba. Se trataba de pillar dos plazas para un curso de verano en el mes de Julio y el plazo de inscripción empezaba esta tarde a las seis. Me avisaron que si no estaba allí a las nueve de la mañana era casi imposible coger las plazas que yo quería, así que fui con la esperanza de que se hubieran equivocado. Pero no. Me he pasado nueve de mis estupendas horas de vacaciones de pie y de esas nueves horas me habré sentado no más de cuatro veces y no más de cinco minutos cada vez así que... estoy totalmente rota. Odio las colas y es rara la vez que no desista de algo que me apetece si cuando llego me encuentro con que tengo que esperar más de lo que estoy dispuesta a hacer y que no es mucho. Ser madre, a veces, te hace olvidar hasta tus propios principios. He tenido momentos en los que creía morir, sobre todo en los últimos momentos en los que mis riñones llevaban horas diciendo basta. Y bueno, para colmo, a las doce y media apareció el tocapelotas. Porque siempre tiene que haber por lo menos uno en circunstancias como estas. Parece ser que el señor ya montó el numerito el año pasado y hoy ha aparecido por allí como si el año pasado hubiera sido ayer, con toda su ira acumulada, su mala educación y encima pegando voces nada más llegar. Porque según él no estaba dispuesto este año a quedarse sin plaza. Yo no sé como sería el año pasado, que yo tuve suerte y me libré del tema pero lo cierto es que cuando le veía allí todo exaltado lo único que pensaba era que si quería plaza ya llegaba un poco tarde. Como no estábamos en fila india, algunos se habían apartado para descansar un rato sentados en unos bancos de piedra, el señor decía que eso no era una cola y que entonces él se iba a poner el primero. No tenía yo muchas ganas de discutir, esa es la verdad, pero lo que estaba muy claro es que delante mío no se iba a poner por muy mala hostia que trajese el tío, que a las doce y media ya estaba yo un poco hasta los collons de estar ahí como un palo. Al final otro tío se encargó de bajarle los humos. Una cosa buena sí que hemos tenido, por lo menos no ha llovido. Al contrario, ha habido momentos con un sol de justicia y ni una sombra donde cobijarse, encima me he quemado la cara.

Y allí plantada me preguntaba si es normal que en pleno siglo XXI no encuentren otra forma menos salvaje de organizar las cosas.

Pues nada, esta es la crónica de un día de mis vacaciones. A las seis y media conseguía las plazas que quería. Nueve horas y media de pie, sin comer y sin beber. Al llegar a mi casa me he ido directa al cajón de los medicamentos. Me he embadurnado bien de Voltaren, me he preparado un buen vaso de agua aderezado con ibuprofeno y me he dejado caer en el sofá. Ahora sigo aquí destrozada como si me hubiera pasado una apisonadora por encima. Estoy encantada de la vida y solo espero que lo que resta de mis vacaciones sean un poco más agradables de lo que están siendo últimamente.

Ahora un grupito de Getxo que desde el 2008 pasaron a llamarse We Are Standard no sé si por problemas sobre derechos adquiridos o por querer diferenciarse claramente de otro grupo americano que también se llamaba igual. No tengo ni ganas de ponerme a buscarlo.

Standard - On The Floor

16 comentarios:

ϾϿ dijo...

jajajaja buenísimo relato Padme, buenísimo, lo que siento es que lo hayas pasado tan mal y tienes toda la razón en tus críticas, te deseo mejor suerte para mañana, vaya hoy.
Saludoss

Outsider dijo...

Que barbaridad... si así están las cosas para una plaza que seguramente tengas que pagar por conseguir... ¿que será de los que pasan esas colas para buscar un trabajo que no les van a ofrecer?

Deberían generar unos criterios de adjudicación y que no dependiera de que se puedan coger vacaciones para hacer cola, no se, a saber, segun el objeto del curso podrían valorarse las notas escolares, los ingresos de los padres, las circunstancias personales como ser hijo de familias monoparentales o los que se considerasen oportunos, despues se hace una instancia que se envía por correo y esperar las listas, lo de las colas es algo infame y no todo el mundo se puede permitir el lujo de estar en una.

Con esto no justifico al impresentable que se quiera colar, sino lo que opino del criterio del primero de la cola... si esas plazas las puede pedir cualquiera que vive en madrid, habrá quien se tenga que levantar a las 3 para estar en la cola y quien solo tenga que bajar cuando vea que se empieza a formar y no me parece justo.

RAÚL dijo...

yo también sufro de atropellismo, me cuesta mucho soportar cualquier espera, y menos de pie, en una cola, así que reconozco tu enorme mérito. menos mal que al final conseguiste el objetivo, porque volver con las manos vacías ya hubiera sido como para suicidarse. lo de la organización administrativa en este país, para casi cualquier cosa, es lamentable.

Padme dijo...

Gracias, ϾϿ. Hoy aún sigo dolorida la verdad, pero espero que la cosa vaya pasando.

Pues no tengo muy claro como deberían hacer, Outsider, pero casi prefiero que no pidan ningún requisito porque cuando es así yo por norma general no suelo cumplir ninguno. Alguien comentaba también que lo hicieran por sorteo pero en ese caso, mucho peor. Yo no puedo depender de una bolita para saber si voy a tener plaza para el verano. La verdad es que hasta ayer no me di cuenta de lo privilegiada que he sido los años anteriores en los que una amiga que tiene un íntimo amigo en el campus de baloncesto nos reservaba las plazas incluso antes de abrirse el plazo de inscripción. No se me ocurrió ni siquiera comentarlo ayer porque visto lo que tiene que sufrir la gente me parece que nuestra actuación no es muy digna que digamos.

Bufff, raúl, si no lo hubiera conseguido me hubiera pegado un tiro. Si tengo que sufrir esto al año que viene te aseguro que me voy con una silla, porque ilusa de mi, me fui con un libro para pasar el rato. Pero, ¿quien coño es capaz de leer estando de pie nueve horas?

En fin, espero olvidar la experiencia.

Que tengais buen día.

taratela dijo...

Joer!!!
Mare meua!!
espero que estés hoy mas descansada y pudiendo disfrutar de tus vacaciones.
Es cierto que tendrían que organizar estas cosas un poco mejor, pudiendo sacar numero un día antes o algo así, pero entonces se organizarían colas para sacar numero... :S
No se cual seria la solución, pero está claro que habría que estudiar la manera...

Me encantan estos chicos!! gran elección!
Y creo que las causas del cambio de nombre son ambas dos. Pero tampoco lo he buscado...

Padme dijo...

No, si no estoy de vacaciones, taratela. Me refería a las vacaciones que me restan del año. Pero he estado a punto de cogerme otro día para recuperarme del palizón de ayer aunque al final lo estoy sufriendo aquí en el curro.

Yo tampoco tengo muy clara la solución aunque si lo mismo que hicimos ayer, en lugar de tener que estar allí de pie tantas horas, hubiéramos podido coger un número y volver a la hora que abrían pues nos hubiéramos ahorrado todos los que estábamos allí desde primera hora la paliza padre que nos metimos. Bueno, yo que sé. No tengo que volver a planteármelo hasta el año que viene y para entonces, ya se verá.

Me alegra que te gusten. Un besote gordo. Pasa un buen día.

Outsider dijo...

Lo de los números no lo considero opción, la gente haría cola para coger esos números y estariamos otra vez en las mismas, coger el número es rápido pero al ser plazas limitadas parecería la cola de una taquilla de futbol... más aún, vendría el listo diciendo que necesita ocho, nueve o las que fueran porque dice que tiene familia numerosa y a ver quien dice que no...

Si no hay un criterio objetivo por el cual priorizar las plazas lo mejor, sin duda, es el sorteo, primero se abre un plazo amplio para entrar en el sorteo y este se celebra con suficiente tiempo para que puedas planificar tu tiempo.

En cualquier caso no hay nada como estar en el sitio adecuado en el momento oportuno, ese que hace que conozcas a quien hace falta para reservar de forma poco ortodoxa las plazas... claro que eso puede hacer que haya gente que haga una cola de la leche, pierda un dia de vacaciones y que no le lleguen las plazas porque el que reserva un puesto a un amigo, puede reservar 20 y bueno... esa opción, para el que la pilla, que bien... pero justo, lo que se dice justo... no parece.

Padme dijo...

Bueno, pues nada. Espero que no te pregunten a ti por una solución que al final me fastidias el invento. Casi que prefiero volver a pasar por el suplicio. Eso si, con una silla.

Yo no tenía ni idea de que mientras que a mi el resto de años me gestionaban las plazas tan cómodamente, después había tortazos para pillar las que quedaban. Evidentemente, justo no es. Ahora, también me queda claro que si a cualquiera de los que estaban allí les hubieran ofrecido esa forma de conseguir plazas, nadie hubiera hecho ascos.

No se pueden reservar 20 plazas, Outsider. Habia una limitación de 4 niños por persona y quincena. Cuando llegué había un chico con 11 plazas delante de mi, pero a la hora de hacer la inscripción aparecieron tres personas más. De todas formas, para la cantidad de gente que había lo cierto es que no hubo mayor problema salvo el que ocasionó el gilipollas prepotente que apareció a media mañana. Pero estos siempre están en todos los saraos. Así que era previsible.

Outsider dijo...

Eso es que al final ladras mucho pero tambien acabas siendo más bien blanda... porque menuda cara se te habría puesto si uno de esos que no hizo la cola (por el de las 11 plazas) se hubiera llevado las últimas.

Lo de reservar 20 plazas lo decía por el que lo hace de forma irregular, que el que reserva una mal, puede hacer 20 y efectivamente, si se las ofrecen a cualquiera de la cola todos dirían que sí... sobre todo los del final. El primero seguramente no dice que sí no sea que se trate de un engaño.

Y sí, al final, lo mejor es pillar una de esas sillas portátiles... el otro dia vi una que llevaba parasol y bolsa para las bebidas... eso y una camara de fotos y al final, oye, como si estuvieras en el mogollón de la playa. ;)

Padme dijo...

Hombre, me quejaría oustider si no hubiera tenido claro que estaba allí para coger once plazas. No puedo para nada ladrar a alguien que como yo se ha pasado allí todo el día. Las que estaban detrás mío iban a pillar 15 plazas entre cuatro madres que se estuvieron turnando durante todo el día. Eso me parece lógico.

Al que hubiera ladrado e incluso comido es al gilipollas que quería ponerse delante porque no estabamos organizados en fila india. Que por cierto, en cuanto que tuvo oportunidad se salió de la fila y se fue a sentar al banco donde nos íbamos sentando cuando ya no podíamos más. En ese momento le hubiera hecho que se tragara sus propias palabras pero es que no tenía fuerzas para discutir.

Lo de la silla portátil te aseguro que es lo primero que pienso pillar el próximo año, pero para que veas de que pie cojeamos cada uno, yo en lugar de pensar en el parasol lo que pensé fue en que alguien pusiera un grifito de cerveza en algún rincón. :)

¿Como va tu espalda?

Outsider dijo...

Ya te he dicho... vi una que tenía bolsa para las bebidas, el parasol... si no te gusta, supongo que lo puedes quitar. En el mismo sitio vi una sombrilla con calefacción (me habría llamado más la atención si no hubiera visto que por aquí sacan las sillas a la calle estando casi bajo cero).

Mi espalda no parece que mejore mucho los que más lo notan son mis ojos... que paso del portatil en la cama al fijo en el despacho...

argos dijo...

pues nada, inauguradas quedan las vacaciones, en julio más y mejor. Porque esa cola dará sus frutos en julio no..? los niños al curso y las madres a tomar el sol sin colas ni tocapelotas :)

¡Bravo por las madres que consiguen lo que quieren!
(y aplausos para ese pianista tatuado del domingo)

un beso grande

klimtbalan dijo...

Joder qué lio!, pues yo me he quedao con ganas de saber de qué era la plaza!!!
Pero, en fin, enhorabuena por conseguirla, ahora a aprovecharla!
Besicos

Padme dijo...

:) las plazas eran para un Campus de Baloncesto klimtbalan, para el que sacan 150 plazas por quincena pero solo 50 con comedor. Pese a estar allí a las 9 de la mañana yo tenía delante unas 47 plazas y si todos hubieran querido comedor hubiera estado la cosa rozando el desastre para mi. Pero bueno, que el esfuerzo al final se vió recompensado previo pago del coste del Campus que parecía que lo regalaban, oye. ;)

Besos.

Jon Basto dijo...

Espero que tengas unas buenas vacaciones y que te mejores.

Padme dijo...

Gracias, Jon Basto. Un par de días me ha costado recuperarme de la panzada a esperar. Pero ya estoy como nueva. ;)