miércoles, 11 de febrero de 2009

Tela con la historia de la histeria, oye

Ya conté en una ocasión que la histeria era considerada una enfermedad femenina que estaba muy extendida allá por el siglo XIX y que para curarla los médicos lo que hacían era aplicarles un "masaje pélvico" (léase un buen manoseo en el parrús) a las pacientes hasta que estas alcanzaban el "paroxismo histérico" (léase que se pegaban una corrida de campeonato) y se iban curadas y felices a su casita. Y yo siempre apunto que eso sería hasta el día siguiente, en el que la pobrecilla histérica ante una recaida volvería a por otra ración de lo mismo. ¡O no! El caso es que la historia cuenta que los médicos padecían de terribles dolores en las manos (no es coña, eh?) y que uno de estos médicos inventó un aparatejo que les facilitaba la labor y que fue el precursor de lo que ahora se viene en llamar el vibrador, consolador, Bernabé o como le quieras llamar tú.

De ahí viene que nosotras carguemos con el San Benito de histéricas y eso sin haber catado siquiera la terapia.

El caso es que el otro día me tropecé con una ilustración relacionada con el tema que me dejó aún más boquiabierta de lo que ya me tiene esta historia. Os la pongo para que echeis un vistazo.

El neurólogo francés Jean Martin Charcot (siglo XIX) mostrando un caso práctico de histeria.

Vamos a ver, por favor... ¿Pero eso que es? Pues no tenían morro ni ná. Desmayaita que va la tía, pero de tanta sesión que lleva en el cuerpo. Que histeria ni que niño muerto. Jajaja, hasta con un pie a la virulé que aparece la tía. Y supongo que esa especie de silla-cama acolchada de la que se aprecia una parte es donde la "histérica esta" va a ser objeto de cura. En mi vida he conocido argucia mayor que la de las mujeres del s. XIX, vamos. La ilustración está cortada, que yo la he visto en papel y esa sala está llena de tíos. Yo creo que nos hubiéramos hecho una idea más clara del asunto si el ilustrador se hubiera puesto manos a la obra cuando ya estaban en pleno tratamiento. Aunque a lo mejor el problema era que ya estaban todos "manos a la obra" y el que más o el que menos estaba ocupado en algún menester como consecuencia de la visualización de la terapia. Manda huevos con el temita histérico.

Venga, musiquita para cambiar de tercio. Llevo un tiempo para subir este tema, así que aprovechamos hoy. Miremos adentro desde fuera que mira que me gusta.

Dream Sequence - Outside Looking In

10 comentarios:

markoz dj dijo...

Muy buen tema, si señora..anda que no he pinchado este tema!!!
La verdad es que lo tenía un poco olvidado, da gusto volvero a oir.

markoz dj dijo...

Por cierto...respecto a la fotografía, me ha hecho gracia fijarme en sus distintos personajes:
_ Un cura!!!! con bigote blanco.
_ Uno apoyado en la ventana y con cara de estoy aburrido.
_ En primer plano uno que tiene una especie de dedantal blanco y parece más un carnicero.
_ El que está justo detrás del médico, que parece que está retorcido porque no le dejan ver.
_ El que lleva traje marrón y se aguanta la cabeza con cara de flipado.
_ Hay dos tios muy juntos, y uno de ellos es muy pequeñito...parece Jose Luis Moreno y su marioneta.

Y así...todos cuentan su propia historia...el que la sujeta, la enfermera...

Padme dijo...

Pues yo también lo tenía olvidado. Es más, es de esos temas que no tenía ni idea de quien era pero tropecé con él en una web.

Sobre la ilustración a mi no deja de llamarme la atención el hecho que pretenden tratar en esa reunión. Seguramente cuando a la moza la estén manoseando para hacerle salir de ese estado catatónico en el que aparece (debido a su histeria) estarán todos más interesados. Digo yo, vamos.

Ivan Gil dijo...

si, si, mucha coña y todo eso...pero yo he oido mas de una vez la expresión "esta lo que necesita es un buen polvo"(de boca de hombres y mujeres por igual) cuando alguna histerica, loca o arpia empezaba a hacer de las suyas. Osea que no es solo cosa del siglo 19...me paize

Padme dijo...

Jeje, si no digo yo que la desesperación por falta de sexo no te lleve al histerismo, eh? Que tó pué ser... Pero de ahí a que vayamos al médico a que nos alivie va un trecho largo y que estos médicos consideren que la terapia para la señora que tienen delante la deben de aplicar ellos a base de masturbaciones a diestro y siniestro... es fuerte, tú. Que su cabeza discurra para inventar el artefacto que ponga fin a ese dolor de manitas que tenían... también es fuerte. Amos, que debía de haber una cola en la consulta del médico de alucine. Y que hagan demostraciones en público de la terapia tal y como aparece en la ilustración... me parece el no va más. Y la de la ilustración más me parece a mi desfallecida de tanto "paroxismo histérico" que de la histeria en si. O no. :)

RAÚL dijo...

claro. como antes no sabían cómo alcanzar el paroxismo histérico ni nada la cosa se iba acumulando hasta desembocar en profundos éxtasis, directamente, rollo santa teresa (basta con ver el retrato en mármol que hizo bernini). la canción... GREAT!

Padme dijo...

Ciertamente, Raúl. Pero vamos, no sabrían porque no querrían ¿no? Si resulta que el señor médico les curaba dándoles un buen meneillo, igualmente podrían dárselo ellas. Otra cosa es que les gustara más el que les daba el doctor... Y a propósito de los éxtasis de Bernini, sin duda parece que Santa Teresa y otro éxtasis que tiene de no sé quien, sí que tenían muy claro como alcanzar ese "paroxismo". xDDDD

Donna_Regina dijo...

Y para los "histéricos" no inventaron nada? Porque me consta que los hay!! Me imagino una reunión de señoras rollo Tuperware poniéndole solución al problema.
" Tenemos varios orificios de piel de oveja 100%, antialérgico y puede escogerse entre varios modelos. Reversible y sin costuras...para no dejar marcas"..jajaja!!

Padme dijo...

Jajaja. Los histéricos que se busquen la vida, donna. Yo desde luego no pienso perder ni un solo minuto con ellos. ;)

argos dijo...

Charcot, con él llegó el escándalo.
¿la neurosis está en el útero o en la cabeza? ¿Charcot era neurólogo o quería ser ginecólogo?

La canción que has elegido me encaaantaa

feliz finde!