martes, 24 de febrero de 2009

Vértigo

Hay gente que resurge en su vida con una fuerza tan arrolladora que acaba por hacerte sentir que pierdes el equilibrio cuando estás a su lado. Hay personas que te arrastran con su ímpetu y sientes como si estuvieras al borde del horizonte de sucesos de un agujero negro. Hay momentos en los que eres capaz de mirarles a los ojos y disfrutar de ese brillo que les da la seguridad en si mismos. Hay personas que te cogen de la mano y tienen la facilidad de elevarte, de transportarte a lo más alto para mirar el mundo desde arriba y enseñarte que no hay nada de lo que preocuparse porque todo en este mundo es diminuto. Son capaces de sacudir todas tus dudas, de responder a todos tus interrogantes, de poner la semilla de la ilusión en tu corazón. Hay personas que te abrazan como si fueras un gran tesoro. Que te besan como si todo el tiempo del mundo lo fueran a dedicar nada más que a saborearte. Hay personas encantadoras que cada vez que te acercas a ellas extienden un mundo de ensueño a tus pies para que te pasees y lo disfrutes a su lado.


Hoy he rescatado del olvido de los sentidos algunas sensaciones que ya no recordaba y por unas horas creí haber inventado el mundo que quería vivir. He escuchado mil palabras hermosas que no oía hacía demasiado tiempo y me han dibujado un mañana de días cálidos y soleados. A veces cerraba los ojos en un intento por atrapar las imágenes o que las imágenes me atraparan a mi. Supongo que tantas emociones juntas han acabado por provocarme ese vértigo que me ha traído de nuevo a este otro mundo. Ahora no sé si he soñado con un sueño y todo está por llegar.

Peter Godwin - Images Of Heaven

9 comentarios:

markoz dj dijo...

Ochetentero a tope...nunca lo había oído.

Padme dijo...

Je, pues yo de esas que recupero de la memoria porque las nombran en algún blog, sino... vamos no recupero yo este tema ni por mucho empeño que le hubiera puesto.

Buen día.

Outsider dijo...

Nunca se me habría ocurrido que Stephen Hawking y su breve historia del tiempo pudieran inspirar a nadie unas palabras tan profundas.

Me alegra en todo caso que al menos parezca que te encuentras otra vez en la cara positiva de la montaña.

RAÚL dijo...

vértigo suena un poco a "peligro", no? recuerda abrocharte el cinturón! yo tampoco conocía el tema de peter godwin, ni a peter tampoco, vamos. me ha gustado.

Padme dijo...

Hombre outsider, no me ha inspirado precisamente Stephen Hawking aunque haya tenido la sensación de estar asomándome a un agujero negro :D

(A Stephen Hawking no le soporto, por otra parte ;) )

Lo de la cara positiva de la montaña es algo relativo pero vamos, ya sabes que siempre estoy subiendo y bajando. Es constante en mi vida esto de las fluctuaciones.

Vértigo suena a peligro, si raúl. Ayer me pilló sin cinturón y sin nada así que aún me dura el "susto". Pero supongo que me recuperaré.

Joer, pues con lo que sois vosotros que no se os escapa una, ya me extraña que no conozcais por lo menos la canción. Pero bueno, si te ha gustado es lo que importa.

yáñez dijo...

Padme, me debo de estar haciendo responsable (o viejo), ya no salgo de casa sin paracaídas, y no un simple paracaídas que este es de apertura automática y con tres airbag para que se abra solito y la hostia quede amortigüada para no dejar moratones.

Padme dijo...

Ya, yañez, yo es que sigo siendo una inconsciente y parece que con los años más. Me meto en la boca del lobo a sabiendas de lo que estoy haciendo y con la certeza de que la hostia será segura. Pero bueno, a veces mientras que llega la hostia hay otras cosas que merecen la pena y al final los moratones aunque salgan, el tiempo los hace desaparecer. Es lo que hay.

Javier Lorente dijo...

¿Qué es la vida, si no ese abismo que nos llama, esos cantos de sirena para el navegante, ese horizonte para el caminante, ese enigma que descubrir, ese agujero negro que nos atrae, ese volver a intentarlo, ese desnudarse y desarmarse ante el otro?
Me ha encantado este post. Tus palabras son hermosas y profundas y, hoy, más que nunca, no necesitaban ni música.

Padme dijo...

Gracias, Javier. A veces hay momentos que merecen ser inmortalizados para poder revivirlos cada vez que queramos.